Ventilación

 

Renovar el aire interior de una vivienda, de un edificio de oficinas o cualquier otro tipo de edificio es una necesidad, un aire limpio y agradable genera un impacto muy positivo en la calidad de vida de aquellos que pasan muchas horas en las instalaciones. A continuación os comentamos algunos de los sistemas de ventilación más habituales con los que cuentan los edificios residenciales.

Ventilación natural

La ventilación natural es la que se produce en los edificios antiguos en los que el aire caliente tiende a subir hacia arriba creando una presión negativa en la vivienda, a esto se le conoce como ventilación por depresión, que permite la entrada de aire fresco exterior a través de las ventanas y las juntas de las puertas. Al depender de la diferencia de temperatura entre el interior y el exterior y de la potencia del viento, no siempre se produce la renovación de la ventilación deseada.

Ventilación mecánica

En este tipo de ventilación, la entrada de aire a la vivienda se produce por medio de aireadores colocados en la fachada mientras que la extracción se produce a través de conductos situados en las diferentes estancias. Los aireadores cuentan con sistemas que garantizan la buena calidad del aire interior y la correcta renovación.

Ventilación híbrida

Consiste en aprovechar los dos sistemas anteriores. Cuando las condiciones de presión y de temperatura ambiental son favorables, la renovación del aire se produce mediante ventilación natural; en caso de que las condiciones sean desfavorables, la renovación del aire se efectúa mediante ventilación mecánica.

Escríbenos un mensaje

Si tienes alguna duda o consulta sobre nuestros producto, no dudes de ponerte en contacto con nosotros y en la mayor brevedad posible te responderemos.

Deja este campo en blanco, por favor.